miércoles, 22 de noviembre de 2017

el alma...

... y su tristeza.


La dicha inspira nuestras letras y el entusiasmo sobre los acontecimientos de nuestra vida. Es el ánimo que pinta de colores nuestros días. La esperanza de crecer. La fe de vivir. El arte de amar. El suspiro de nuestra sonrisa. El momento en que nuestro corazón se armoniza con la energía que compone la totalidad. La alegría y la risa. La amistad que descubre el brillo en nuestra mirada. El descanso y el deseo de cada amanecer. La confianza en nosotros mismos. La certeza de las presencias de nuestra vida. 

No siempre podemos sentir tales satisfacciones. Hay motivos que nos arrebatan del rincón feliz de nuestro corazón. Eventos que dejan nuestra paz agotada. El llanto se reboza... ocupando las horas del día que transcurren sin sentido alguno. Los rostros se develan ajenos y extraños. 

Las nostalgias de todo lo perdido. La añoranza de añejas ausencias. El abandono de las ilusiones. La debilidad de nuestro cuerpo. El equívoco de nuestro deseo. La ausencia y la decepción. Pruebas de vida que nos recuerdan la adversidad de nuestros caminos. El desamor.

Días en que nos sorprende nuestra fragilidad. En que la realidad se deja ver sin el brillo de los colores del sol. De pronto sin razón alguna... solo la tristeza nos acompaña. Un tiempo en que todo lo que parecía sencillo se vuelve imposible. El instante en que se quiebra nuestro corazón. 


Y tú... ¿cómo consuelas la tristeza de tu alma?


Dulce noche...
mágicas tortugas.



martes, 21 de noviembre de 2017

arte y política...

... el arte de la política o si se quiere: la política como arte.

Parece una tarea profana trata de equiparar el arte con la política. Tratar de hacer equivalente el mundo de lo sublime con la arena de lo mundano. Sintetizar en nuestra práctica de la vida pública: la posibilidad de nuestra dignidad humana. Más aun, en un tiempo en que ambas labores se han desvalorizado enormemente. 

En especial, frente a los discursos de productividad, eficiencia, eficacia, transparencia y rendición de cuentas. A la luz de los cuales, vivimos en deuda y en falta de algún "pecado" que pudiéramos cometer. Con base en el hecho de que todos somos "sospechosos" y bajo la presunción de que todos mentimos y engañamos. Sin confianza alguna en nuestra humanidad, honestidad y buena fe. 

Vivimos la era de la persecución de nuestros actos públicos y privados, en tanto, los espacios privados se evaporan entre el anhelo por la aprobación moral de quienes nos observan en espera de que cometamos un delito que se pueda perseguir. De lado quedan nuestra competencia (en tanto capacidad, formación y experiencia), el respeto a nuestro profesionalismo, la prerrogativa de nuestra integridad jurídica y el desarrollo de nuestra personalidad. 

La función pública está cautiva por el miedo a la letra chica y cada día más impedida de tomar decisiones y llevar a cabo proyectos de mayor envergadura. La aversión al riesgo es un incentivo que inhibe su vocación de servicio al bien común. Las tareas sustantivas son sacrificadas por el formalismo (de la "rendición de cuentas" e indicadores de "eficiencia") que opaca el verdadero logro de los virtuosos propósitos contenido en los objetivos programáticos y el alcance óptimo de los resultados previstos. 

Dejando de lado, en la mayoría de los casos, el impacto real de tales resultados en la vida de la comunidad y el desarrollo social. Impacto que va mucho más allá de cualquier variable de medición incluida en los criterios justificantes de partidas presupuestarias o indicadores de cumplimiento de metas anuales en los planes de trabajo. Minimizar el carácter sustantivo de tal impacto contraviene el principio mismo de la función pública. 

En este sentido, vivimos la peor era para la comprensión y el reconocimiento mutuo entre seres humanos. ¿Será éste el camino para "combatir" la corrupción? Bandera tan en boga en nuestro tiempo.

Creo que debemos ir desentrañando con mucho más cuidado todas estas consideraciones. Empecemos por encontrar algún consenso para definir la corrupción. En mi opinión, la corrupción, a diferencia de otras prácticas de la ilegalidad, tiene dos componentes ineludibles: la complicidad y la legitimidad de facto que la hace vigente. 

A qué me refiero... La corrupción es una cultura. Una forma de vivir. De comunicarse y relacionarse entre personas. Existan, o no, recursos monetarios involucrados. Basta que exista algún tipo de pleitesía o coto de poder que resguardar, para que se genere un convenio entre, al menos, dos personas para justificar el hecho de que pueden coludirse en aras de sacar algún tipo de provecho o ventaja de la situación social en que se encuentran. De ahí que, erradicar la corrupción, es mucho más complicado que iniciar una cruzada de persecución en el ejercicio de los recursos públicos, si lo que realmente se quiere es cambiar tales hábitos de socialización humana. Tan existosa... por cierto. 

Definitivamente, las reglas del mercado (con base en incentivos) el todo se vale en aras de que venza el más fuerte en estrategias y oportunidades, porque así se ha dispuesto en el terreno de la libre competencia, son el mayor incentivo para las práctica corruptas. En gran medida, porque el anhelo de estas ideologías incluye que en tal lucha descarnada de humanidad no hay porqué atender a valor moral alguno, en tanto se trata de un ejercicio técnico de la mejor administración de los recursos. Lo cual es falso. 

El ser humano no puede ser desprovisto de la vida ética y moral que lo compone. Y en cada uno de sus actos hay un afecto profundo a todo aquello que determina sus deseos y el rumbo de sus aspiraciones de corto, mediano o largo plazo. Así como, es fundamental la posibilidad de establecer y estrechar lazos humanos (e incluso afectivos) en este proceso. Sin por ello establecerse un convenio de corrupción. Por el simple hecho de reconocer en el otro la humanidad que nos comulga.

La corrupción estaría implicada en el abuso ético de tales motivaciones y relaciones personales. En la práctica, es una línea muy fina de delinear. Poder probar en pesos y centavos tales convenios malavenidos, parece volver más objetivas tales prácticas perseguidas. Sin embargo, se minimizan los efectos nocivos de los abusos de poder de grupos organizados, para preservar el poder a toda costa (sin importar el nivel ni alcance de dicho poder), cuando no intervienen prácticas ilícitas en el ejercicio de recursos públicos. Las cuales son más graves aún. Por lo que el desvío de la atención en la persecución de pesos y centavos, contrario al objetivo deseado, fortalece e incrementa la cultura de corrupción.  Se generan nuevas alianzas para simular con base en las reglas establecidas y, así, conservar el poder y la ambición que motiva la corrupción.

La suma de todas estas ficciones, aunado a un tiempo en el cual vamos perdiendo poco a poco el apego a la relación humana y la convivencia social: con el único propósito de compartir, son la suma de todas las razones por las cuales la corrupción es cada vez más fructífera. 

Aliarse para sobrevivir ante un mundo social que se funda en la adversidad de la lucha entre la vida y la muerte para administrar sus recursos, parece ser la única manera de rescatar el más mínimo valor de nuestro sentido vital. Vale más saber que contamos con alguien, en quien podemos confiar y en quien podemos depositar nuestra lealtad y fidelidad, que la inmaculada recompensa de ser personas moralmente perfectas. 

Por no mencionar lo aburrido que es vivir en un mundo de "beatos", quienes, a mayor dominio en las agenda públicas y propagandísticas, más arbitrarios se vuelven en sus juicios (y descalificaciones) ante el placer por la vida, la diferencia entre los seres humanos, el valor de las relaciones personales y el ejercicio de cualquiera de nuestras libertades. 

De este modo, somos perseguidos en todos los ámbitos de nuestra vida y la convivencia social deviene en un cúmulo de responsabilidades infinitas que nadie puede cumplir. Y que todos deben perseguir persiguiéndonos entre sí. 

Lo interesante es que ninguno de estos esfuerzos han logrado incidir significativamente para evitar los severos desfalcos a la luz de la corrupción ni en mermar un ápice la fortaleza innegable del crimen organizado y del narcotráfico frente a la vulnerabilidad de todas nuestras instituciones (evasión exponencial de impuestos y lavado de dinero, mediante). Estas últimas, las instituciones, más interesadas en derrochar recursos para fiscalizarse y autoescultarse, justificarse y volver a validarse en cada uno de sus actos de gestión administrativa. 

Y lo más grave: son quienes menos tienen quienes siguen a la espera de soluciones de Estado a problemas que aparecen cada día más irresolubles. Así como, son las personas más necesitadas las que más se empobrecen cada día. Y frente a esto, la moralidad de las "manos limpias" prefiere siempre mirar para otro lado... y postergar cambios inmediatos y efectivos, porque hay alguna teoría y algún discurso que logra aún justificar que "ni modo... lo urgente puede seguir siendo postergado". Tendremos todavía que esperar hasta tener un modelo teórico de análisis que logre dar consenso para dar vida a quienes más carecen de ella.

Frente a esto... el lugar de la política debe volver a ponerse en el centro de la gestión pública. Ya basta de tanta distracción administrativa que solo nos hace a todos perder el tiempo. Y desmitificar la posibilidad de ejercer el poder de las alianzas políticas, cuando éstas son el arte virtuoso de la administración del poder. La austacia de la verdadera escucha para lograr consenso entre voces disidentes. El compromiso por la consecución del bien común. El dominio de gobernar con justicia y democráticamente. Con legitimidad y honestidad. 

Las personas elijen ser honestas no por temor a ser perseguidas. Elijen hacer el bien por el simple hecho de saber que es lo correcto. No existe ley alguna que logre inclulcar las buenas prácticas entre gobernantes. Es el honor y la buena voluntad lo que nos hace capaces de hacer el bien, ser generosos y actuar en consecuencia. No son los castigos severos lo que nos hace enmendar nuestros errores o defectos. No es el escándalo del escrutinio público lo que motiva nuestra honestidad. Es la confianza entre iguales lo que nos hace dignos de asumir la responsabilidad de tomar decisiones en nombre de todos quienes puedan ser beneficiados de nuestros actos. El respeto a nuestra humanidad, independientemente de nuestras diferencias, es lo único que logra que comprendamos que podemos coludirnos para dañar a otro ser humano ni sacar provecho propio de una labor destinada al bien de todos. 

El arte de vivir empieza con el reconocimiento de nosotros mismos y la confianza en nuestras propias convicciones, sin necesidad de anular otras identidades ni menospreciar otras convicciones. El odio y la venganza son el resquicio que alimenta los discursos anticorrupción, en el fondo, desde la voz del resentimiento que lo único que reclama es no poder gozar de tales pleitesías para sí misma.


Y tú... ¿confías en nuestra humanidad?



Feliz semana de Revolución!!!
Abrazo fraterno lleno de arte 
y magia de tortuga.
Construyamos un mundo mejor
sin necesidad de perseguirnos
los unos a los otros.
Renunciemos al juicio severo
para recuperar la inocencia
de nuestra dignidad.
Reconozcámonos iguales.
La vida se finca en el placer 
de nuestras libertades.
No renunciemos
nuestra Humanidad.
Gracias.









miércoles, 15 de noviembre de 2017

temor y liberación...

... el territorio en que se juegan nuestros deseos.



A lo largo de nuestra vida, existen, entre nuestras corazonadas, diálogos recurrentes. De algún modo, hay interrogantes que alimentan todas nuestras reflexiones y problemas no resueltos que nos obligan volver una y otra vez a nuestros dilemas originarios.

En mi caso, la relación entre el límite de nuestra libertad y la infinitud de nuestro deseo; además del tema que raptó mi filosofía, hace más de veinte años: el problema de explicar la conciencia con base en el funcionamiento cerebral. Y las delicias que estos caminos le han regalado a la posibilidad de mi vocación de encontrar una solución, al menos satisfactoria para mí. Cruzar los senderos de la ética, la epistemología y la fenomenología para aterrizar en la ontología... (sin temor a la metafísica y de la mano de la dialéctica)... en conclusión: en la filosofía primera. Aquella a la que todos los filósofos han aspirado; con intención explícita o sin ella. Son los senderos de mi felicidad profunda. Esa que solo podemos compartir con las letras (...la música) y con las certezas que nos ofrece nuestra soledad.

Ahora bien, si pudiera rastrear tales ambiciones y disertaciones. Tendría que regresar, sin duda alguna, a la intuición primera de nuestra experiencia, en tanto seres de conciencia (y por ende: libres). La experiencia del miedo y el goce de la liberación de tales temores. 

Lo cual es siempre un ejercicio mucho más lúdico. Por más duras o atroces que hayan sido las batallas de nuestros miedos. Definitivamente, el goce más grande es liberar tales límites y descubrirnos otra persona de la que creíamos ser. Descubrir nuevos rostros en quienes creemos conocer. Reconocernos dueños de nuestro deseo. Y libres para amar.

Y lo más apasionante de este camino es que no tiene fin. Quizá solo la muerte lo clausura. No importa cuánto creamos que hemos vencido los miedos que componen nuestra psique, la ocasión de volver a enfrentarlos, o reconocer nuevas resistencias, está siempre abierta y latente. De otro modo, dejaríamos de crecer. Estaríamos impedidos para transformarnos a nosotros mismos. Tales periodos de estancamiento, tener el valor para reconocerlos y la audacia de enfrentarlos, es en suma lo que compone nuestra dialéctica vital. 

En este camino, hay días de miel en que parece que hemos resuelto todas nuestras dudas vitales. Si nos acostumbramos a este sabor edificante de nuestras batallas ganadas, sucumbimos en el error, el exceso, la soberbia y la arrogancia. Es triste descubrir que, sin importar cuánto logremos dominar el curso de nuestras vidas, el control que experimentamos es ilusiorio y momentáneo. Abrirse a este proceso, sin temor a perdernos en el camino, sin angustia ante el riesgo regresivo de estos procesos, es abrirse a la posibilidad misma de ser las personas que estamos destinadas a ser. 

Gran tarea ésta de descubrir quién es la persona que estamos destinados a ser... Y es quizá ésta la primera tarea vital que nos transmuta en seres éticos. Más allá de la moralidad dentro de la cual se fijen nuestras vivencias culturales y creencias espirituales. Es la pregunta socrática, en boca del oráculo: "conócete a ti mismo".

Y claro que es una tarea inconclusa, por definición, en tanto a lo largo de nuestra vida, inevitablemente, nos vamos haciendo otros... nos vamos transformando a nosotros mismos. Y aquello que de verdad permanece en nuestro corazón es aquello que estamos destinados a ser.


Y tú... ¿sabes quién es la persona que elegiste ser?



 Queridas tortugas... 
que los caminos de la verdad 
acompañen la posibilidad 
de sus más grandes sueños. 
No teman reconocer cuándo
un camino se ha agotado 
... y lograr liberar el regalo
de nuevos y más felices 
senderos. 

Feliz miércoles!!!



sábado, 11 de noviembre de 2017

sueños profundos...

... desde el más acá.


Solemos recibir importantes mensajes mientras soñamos. En lo personal, me gusta dividir mis sueños en distintas clases. 

Están los sueños catárticos... que se nutren de nuestras experiencias de los días recientes y tienen más que ver con lo que estamos viviendo en el momento actual. En la mayoría de los casos, sin otro significado que el de liberar las emociones asociadas a tales acontecimientos. 

A veces, dichos sueños nos revelan circunstancias ocultas en tales vivencias. Nos hacen comprender mensajes que no habíamos comprendido de manera consciente y nos regalan la lucidez para tener un mejor entendimiento de lo que nos significan tales experiencias en nuestros espacios cotidianos y/o afectivos. Como si la información que recibimos durante el día, incluso aquella a la que no prestamos la suficiente atención, se quedara cifrada y, mientras dormimos, tuviéramos la facultad de reconstruir y "deconstruir" el significado de las cosas. Incluso la verdad de éstas. 

Probablemente, este tipo de sueños es el que ocurre cada noche, incluso si no somos capaces de recordarlo al despertar. De ahí quizá la frase... "déjalo dormir y mañana decides..." Definitivamente, al amanecer todo se ve con más claridad. Suele suceder que, justo antes de abrir los ojos, tengamos la respuesta que necesitábamos para una o para otra situación. En donde ya no solo se trata de un sueño catártico sino de un sueño revelador. 

Otras veces, estos mensajes llegan en forma de música, en boca de personas que apreciamos, respetamos y/o extrañamos. Personas ausentes que, de alguna manera, nos llevan en su pensamiento. Seres de nuestro pasado, nuestro presente o de nuestro futuro... Personas que nos aman y/o seres que no nos quieren tanto así... que digamos. Personas que amamos y también seres que no nos agradan del todo o con quienes estamos en medio de un proceso conflictivo de reconocimiento. Rostros desconocidos, olvidados u, otrora, amados. Nuestros familiares también aparecen en tales relatos. Teñidos de la carga afectiva que compone cada una de nuestras relaciones con éstos.  

Hay quienes piensan que tales presencias oníricas son simples proyecciones personales. Coincido con esta interpretación solo en algunos casos. Así como en la vida consciente no todo se trata de nosotros y nuestra estrecha visión de las cosas. Así, también, durante nuestros sueños no se trata solo de nosotros mismos. Se trata, en gran medida, de todo lo que nos trasciende. Ese lugar pequeño en el que descubrimos que somos solo la parte de un universo infinito que se manifiesta mucho más allá de nuestra individualidad. Ese rincón de nuestro corazón en el que se esconden todas las verdades.

Pero existen también los sueños de nuestra imaginación. Los que se alimentan de nuestra ilusión de vivir. De las promesas y los proyectos por cumplir. De nuestros deseos más profundos y celosamente guardados. Nuestros sueños de amor. Nuestros anhelos de vida. Nuestras plegarias y la verdad de nuestra esperanza.

Son tales ensoñaciones las que nutren nuestra vida de sentido y motivaciones. Las que se esconden tras nuestras sonrisas. Las que dan luz a la luna y brillo al  sol. Y, también, son éstas las ilusiones que rompen nuestro corazón en mil pedazos y logran vencer el ánimo de nuestra alma... cuando descubrimos cuán imposible es cumplir con nuestros propios anhelos.

Todo sueño convella en su seno la dialéctica de su imposibilidad y el consuelo de su esperanza. Así como, mientras dormimos... a veces no logramos descrifrar si recibimos noticias felices o el anunciamiento de hechos fatales. Así también, en nuestra vigilia no siempre nos es sencillo distinguir la realidad de la fantasía.


Y tú... ¿descubres tu alma del otro lado de tus sueños?




Feliz noche!!
11:11 
junto con el acercamiento de los planetas... 
nos regalará sueños cumplidos 
y luces de colores en el firmamento. 
Amén.

Gracias pacientes y mágicas tortugas!!!





miércoles, 9 de agosto de 2017

doler...

...en etapas.


La muerte casi siempre nos toma por sorpresa. Se acompaña de cierta violencia y diluye, con la certeza de su presencia, la continuidad de nuestros días. Al mismo tiempo, es un don que tiene el poder de devolvernos a la vida. De despertarnos y remover los cimientos de nuestra existencia. Recordando el valor de nuestra vida. 

Nos envuelve en la tragedia de no poder atrapar los momentos perdidos y no poder recuperar, en nuestras manos, la presencia de nuestros seres amados. Al mismo tiempo, conservamos en cada una de nuestras células todos y cada uno de los momentos que compartimos. Esta es la magia de compartir: una parte de nuestro tiempo común siempre se conserva. 

La gatita mágica Nut era un ser de otro reino. Me he demorado meses en volver a escribir. Su partida se llevó con ella un pedazo importante de mi corazón y una etapa feliz de mi vida. Casi doce años vivimos juntas. Me cuidaba mientras dormía y me arrullaba con su fuerte ronronear infinito en mi oído. Me despertaba por las noches rascándome la cabeza como si quisiera liberar mi cerebro de cualquier tensión que lo aprisionara. 

Cuando me quedaba hasta tarde trabajando, era ella quien me avisaba que ya era tiempo de descansar. Jugaba con las ligas para el cabello con el entusiasmo de una niña pequeña. Caminaba encima de las personas como si las integrara al reino de sus posesiones. Delimitaba su territorio entre todos los habitantes de nuestro hogar, recordándonos que ella era el alma que lo habitaba. La casa quedó vacía y por varios días, Mila, Isis, Aghape y yo, vivimos en extravío ante el vacío de su ausencia. 

Su muerte fue trágica, prácticamente la tuve a que entregar a su destino fatal, tras dejar en mí la huella de sus afiladas uñas -que hasta ahora lastiman-, una vez que trataba de protegerla... pero su temor fue más fuerte que mi amor. La atacaron los hijos de Mila (Aika, Kio y Kara), quienes, al no ser separados a tiempo, desarrollaron invetablemente el irrefrenable instinto de jauría. Ya habíamos sufrido las consecuencias de su naturaleza cuando perdimos a su cuarto hermano Birko, también en sus fauces. Lamentablemente, no pude anticipar que Nut estaba en tales riesgos, lo cierto es que no convivían y ella siempre estuvo segura. Pero... algo la llamó desde la muerte y nos colocó a todos frente al desatino de la barbarie. 

Quiero pensar que pude hacer algo para evitarlo, sin embargo, hay sucesos de la vida, y en especial de la muerte, que están destinados a ocurrir. Tales designios no están en nuestras manos. Ella supo antes que yo que su tiempo había llegado y yo intuía su partida. Ahora Kara tiene un nuevo hogar feliz. Aika y Kio fueron perdonados, en nombre del inmenso amor que nos une, y aprenden a vivir renunciando a tales instintos. Así, conservan su hogar extramuros y son los protectores de nuestra casa. 

Cada vez que enterramos a un ser amado, volvemos a enterrar, simbólicamente, a nuestros seres perdidos. Esas muertes que han marcado nuestra vida para siempre y que nos recuerdan la orfandad que sembró en nosotros su partida. Presiento que ella ya lo sabía porque durante los últimos meses, antes de fallecer, me fue dando avisos y se fue despidiendo poco a poco. De todos modos, yo no estaba lista para dejarla partir. Y no dejamos de extrañarla, aunque vamos construyendo una nueva rutina y forjando nuevos vínculos de relación entre quienes habitamos este pedacito de bosque.

Era caprichosa, amorosa, berrinchuda, juguetona, glotona y apasionada. Fue paciente y acompañó largos días de soledad, esfuerzo, alegrías, angustias, descanso, ausencias y presencias. Si me escuchaba llorar corría a mi encuentro hasta que mi alma encontrara paz. El reiki, el yoga y la meditación también despertaban energías que la hacían acudir a mi encuentro y compartir mis pensamientos y sentimientos. Adoraba desordenar mi escritorio, recostarse en mis papeles, pisar el teclado de la computadora y distraerme de una u otra forma.

Si estaba feliz, se alegraba conmigo. Si estaba molesta, me miraba como diciéndome: no me gusta que estés de mal humor; y siempre encontraba la forma de contentarme. Cuando ella estaba de mal humor... no era tan fácil contentarla, se refugiaba en ella con total indiferencia o lamía su lomo para expresar que no estaba conforme con lo que le estaba diciendo. Así como, se tomaba el espacio para posarse frente a mí y darme la espalda. Si estaba enferma usaba sus poderes sanadores para mermar mi dolor y cada vez cuestionaba más que siguiera fumando.

Durante su vida tuvo que aprender a acrecentar nuestro espacio para dejar entrar a los nuevos habitantes. Siempre tras una escena de reclamo e insatisfacción. Era posesiva y cariñosa. Era intuitiva y protectora. Perseguía lagartijas con gran ahínco. Disfrutaba dormir en la terraza bajo el sol. Aunque prefería el frío pues ella era una llama incesante de alta temperatura. Y ya en sus últimos días, en las mañanas se acomodaba en la cama esperando que me fuera y sin hacer aspaviento alguno. Lo que sí, es que distinguía muy bien cuando íba a quedarme en casa de cuando me preparaba para salir y, mientras me bañaba, golpeaba la puerta para que supiera que ella estaba allí. Así como, si su arena estaba sucia, acudía a mí para hacerme notar tal descuido mío...

Cuando viajaba me recibía con desdén, haciéndome saber la falta que le había hecho. Pero cada noche, al volver a casa, me recibía con mimos y ternura festejando mi llegada. Disfrutaba cuando cambiábamos los muebles de lugar, las cajas de cartón y toda novedad que le brindara la ocasión para un nuevo rincón, un nuevo objeto de su apropiación y un nuevo espacio para jugar. Acabó con todos los muebles en los cuales afilaba sus uñas, brincaba y hacía el rito de saludo antes de llegar a mi encuentro, o el rito de reclamo cuando algo no la complacía. 

Se colgaba en los brazos de los sillones como si extrañara tener un árbol propio y trepaba a las alturas como si extrañara un tiempo en que podía volar. Chasqueaba con gran altivez ante una mosca. A insectos y pájaros no les daba descanso. Contemplaba el horizonte con nostalgia, desde la ventana. Se subía a lo más alto del clóset y luego maullaba hasta que la bajara, una vez abajo, volvía a subirse y quería mantener mi atención, entreteniéndome y jugando antes de que pudiera bajarla otra vez, obligándome a interrumpir todo para estar con ella. Ritual que siempre tenía que ser interrumpido con un "no seas necia Nut".

Administraba su comida, cosa no tan rara para un gato, para garantizar siempre un excedente para ella, en desmero de su hermana y su sobrina, quienes ahora, por primera vez, empiezan a engordar. Amaba las sardinas, bastaba abrir la lata para que ella distinguiera el olor y se acercara a recibir su porción. Siempre saltaba sobre la mesa y tenía que ser el centro de toda nuestra atención. Recibía a las visitas también llena de amor, se acercaba y se ganaba un lugar en sus corazones. Y si estabas desprevenido, te asaltaba por sorpresa saltando sobre tu espalda y ¡cuidado con esas uñas!... "uñas no Nut, uñas no".

Desde que me la entregaron, lo primero que supe de ella era que tenía unas uñas especialmente filosas, con apenas dos o tres meses de vida, se aferraba a mi cuello, durante el camino a casa, con sus garritas. Mi intención, dada mi alergia a los gatos, era que tuviera su propio espacio, que no estuviera en mi cuarto, mucho menos en mi cama y enseñarle a vivir con la distancia apropiada. 

Derribó desde el primer día todas mis barreras. Se subió a la cama por debajo de las cobijas como si supiera que ése íba a ser su lugar, fascinándome por completo. Y cuando la saqué, junto con Isis, y cerré la puerta, me enternecieron ambas con sus patitas debajo de la puerta. Entonces decidí salir del cuarto y Nut, negra y de ojos intensos color amarillo, tomó a su hermanita Isis, siamesa en tonos grises y blancos, con una patita blanca y de ojos azules, y la lamió con enojo, mirándome fijamente. Fue cuando supe que jamás podría resistirme a su mirada, pasaron la noche en mi almohada... la primera de muchas más noches... felices. Lo cierto es que nunca pude privarla de ningún espacio que hubiese elegido como suyo.

Fue así que este par de mininas, desde el año 2005, fueron transformando mi vida entera. De pronto tenía que alimentarlas, acompañarlas y había perdido la entera libertad de salir de casa, cerrar la puerta tras de mí y no preocuparme por cuándo íba a regresar. De pronto, alguien me esperaba en casa y su vida dependía de mi amor. Ellas dependían sólo de mí. Y ya éramos un hogar.

Como madre primeriza, les tomé "cientos" de fotos. Ahora se voltearon, ahora se acurrucaron, ahora jugaron, etc... Eran tiernas y bellas. Cambiaron mi vida por completo. Juntas sobrevivimos al accidente de Isis que le costó sus ojos, la vista, su mandíbula, el paladar y el tabique. Fue una violencia atroz la que le enseñó a vivir sin la audacia de su mirar... la misma que despertó el milagro de su corazón para guiarla a través de todos los pasos que ha vuelto a dar, hasta el día de hoy. Pasos que perdieron un gran referente, ahora que Nut se marchó. Y nada de esto le impidió ser mamá de dos hermosos tesoros: Eros y Aghape. 

Eros nos abandonó hace años, probablemente también sufrió una muerte accidentada, pues es la única razón por la que pudo no haber vuelto. Aghape, en cambio, es ahora la heredera de Nut, un alma marcada por el abandono y la pérdida, pues echó mucho de menos a su hermano y no ha logrado comprender que su madre no le presta más atención porque no puede verla. Eros sí lo había entendido desde sus primeros días de vida, entonces, mordía a su hermana para que la madre supiera dónde estaban y que era hora de alimentarlos. Por lo cual Aghape desarrolló su capacidad del "habla" y todo lo pide a "gritos" y gemidos. Eros también era un gato parlanchín. 

Eros jugaba con Isis y le limpiaba sus ojitos, de inmediato se conectó con ella, tras su partida, Isis no volvió a tener compañía hasta que llegó Mila, mi princesa dálmata hermosa, y la obligó a aprender a jugar con ella. Porque Nut después de superar la llegada de sus sobrinos, quedó muy dolida con Isis, una vez que ella se salió a la calle y la creímos perdida, al volver... Nut nunca más volvió a reconocerla, como si le hubiese indignado que, tras todo lo que pasamos para curarla por haberse escapado una vez, se hubiera puesto en riesgo otra vez, así que desde entonces... sólo le gruñía y la esquivaba. 

Ahora Isis y Aghape aprenden a acercarse de un modo que no lo habían hecho antes, porque Aghape, poco asidua a los humanos, tenía en Nut a su gran compañía... Además ha pasado la mayor parte de su vida haciendo largas exploraciones en el bosque, en sus primeros 8 años de vida fue una gatita de puertas afuera y creció en total contacto con la naturaleza. Ahora ya la edad la ha hecho más sedentaria y pasa sus días entre la terraza y sus rincones favoritos de la casa. Sin otro remedio, Aghape, en estos meses, ha tenido que aprender a acercarse más a mí y conformarse con mis caricias humanas, así como, cada vez se acurruca más con Isis. Tras largos días y noches de llamar y llamar, sin descanso ni respuesta, a Nut.

Te extrañamos Nutsi... el nombre con que se autobautizó... Vives por siempre en mi corazón y estoy agradecida por las bendiciones que acompañaron tu llegada a mi vida. Fuiste un tesoro que me fue entregado para sanar mi alma y acompañar mis retos más grandes. Siempre serás mi gatita mágica. Mi pedacito de cielo. Ha sido difícil acostumbrarnos a vivir sin tu presencia poderosa en todos los rincones de nuestro hogar, los cuales llenabas con tu intensa y arrebatada presencia. Como difícil fue sentarse a escribir estas letras y seguir adelante... Cuatro meses después de que un domingo de ramos te guardara en la gracia de tu reino. Mi hermosa diosa egipcia.


Gracias!!


Y tú... ¿has sido raptado por el ángel de algún minino?











viernes, 16 de junio de 2017

un fugaz...

instante... es lo que acompaña la certeza de la felicidad.

El tiempo que se quiebra dando lugar a un momento de dicha y abre, de par en par, un resquicio de luz. Es el espacio en el que nuestra memoria logra una completa unidad con nuestro presente. Sólo logrando conciliar nuestro futuro con este instante fugaz es posible perpetuar nuestras alegrías. En sublime armonía con la contingencia del acontecer que se desvanece en nuestras manos y sobre el cual no tenemos control alguno. 

El desapego y la renuncia a los deseos que escapan a nuestra voluntad es lo que nos permite consumar los anhelos reales que nuestro corazón es capaz de acariciar. En este límite, en el que se conjuga el dolor con la dicha, se manifiesta nuestra libertad. Muchas veces, sólo se trata de abrazar el presente... en él encuna el futuro. Así, es posible vencer las tentaciones de nuestra imaginación.


Y tú... ¿cómo abrazas tu presente?



Feliz viernes de lluvia, niebla, melancolía y 
... magia de tortuga.


martes, 13 de junio de 2017

detengámonos...

... un momento en la "enajenación".


A veces es suficiente un breve comentario para descifrar cuándo una persona nos está poniendo a prueba, duda de nuestras capacidades, de nuestra disciplina y de nuestra voluntad. Lo curioso de este tipo de momentos insignificantes, junto a personas ahora también insignificantes (en el contexto temporal de nuestras propias prioridades)... es la inmensa decepción que logran despertar en nuestro corazón. 

Con qué autoridad hay personas que, en igual circunstancia y condición nuestra, se atreven a tratarnos como niños pequeños, como si viviéramos alguna suerte de extravío... Una de las diferencias entre la infancia y la adultez es que uno se ha ganada el derecho de tomar sus propias decisiones con madurez e independencia y nadie puede interrogarnos para ver si es cierto que sabemos lo que queremos... En este punto, sólo es loable compartir experiencias, apoyarnos y comprendernos. Aprender unos de otros.

Estos encuentros son como dialogar con un ser humano atrapado en un túnel del tiempo, quien probablemente no llegó a madurar sus etapas de crecimiento y es quizás esta persona quien no sabe lo que realmente quiere, se proyecta en nosotros y descubrimos cuán lejos nos encontramos el uno del otro... Y eso siempre es doloroso. La distancia entre dos almas que, pudiendo latir juntas, se permiten lastimarse entre sí. Es la mejor definición del infinito.

Debería estar acostumbrada, sólo por el hecho de ser mujer, soltera y sin hijos, ya que las personas suelen recrear la fantasía de que soy pequeñita, casi una adolescente, muy joven, estoy confundida... solo porque no vivo como la mayoría considera que debería ser. Sin la fachada del "crecimiento" social, la mayoría de las veces se opaca la valía personal. Así como, la satisfacción normal del canon social, que exige ciertos símbolos para validar cada una de las etapas de un ser humano, muchas veces opaca la ausencia de un crecimiento personal más profundo o, al menos, la falta de conciencia acerca de tal crecimiento.

Es triste descubrir cómo insistimos en separarnos los unos de los otros a través de la lástima y la condescencia, casi como una forma sublimada del respeto, cuando podríamos solo aceptarnos, escucharnos y abrazarnos, tras descubrir las maravillas que habitan cada uno de nuestros corazones. Dejar de mirar ahí en donde interpretamos carencias... con la imposición de nuestro juicio subjetivo y con la mezquindad de la enajenación de nuestras verdades privadas.

La enajenación es solo una mediación ciega que nos da la certeza suficiente para construir sentido y significado. Nos da la débil fortaleza de no cuestionar nuestras verdades y de ahí la imposición de nuestro juicio ciego. Nos separa de la posibilidad de sentir con el otro... de comunicarnos sin prejuicios. De escuchar.

Si no somos capaces de escuchar a otros es porque tampoco estamos siendo capaces de escucharnos a nosotros mismos. Si insistimos en invalidar a nuestros interlocutores es porque no somos capaces de cuestionarnos a nosotros mismos. De crecer. 

Sería tan fácil solo hermanarnos en un objetivo común... sin embargo, preferimos aferrarnos a nuestras valoraciones personales, a nuestras vanidades, a la breve y falsa certeza de nuestra enajenación.


Y tú... ¿tienes tiempo para amar?



Feliz martes!!!
Abrazo grande lleno
de magia de tortuga.