martes, 19 de abril de 2011

justicia

Llevo años tratando de dilucidar este concepto, su vivencia, sus condiciones de posibilidad, las teorías infinitas que lo acompañan, y su gran falta en un mundo tan lastimado como el nuestro.

Lo que ocurre con lo justo es que es una condición que tiene que ir aparejada de la verdad. A pesar de que hoy en día con cobardía se prefiere hablar de verosimilitud. Como si los hechos fueran algo que puede manipularse a modo particular. Precisamente, tal manipulación es lo que irrumpe la justicia. Esa precaria idea de que la percepción es más poderosa que la realidad. Ese es el origen de toda injusticia. 

La soberbia arrogancia de que depende de nuestra voluntad el acontecer de la vida y que por ello podemos lastimarla, abusarla, indignarla, quebrarla, matarla, del modo que esto se represente.

Detrás de toda injusticia hay una buena razón.

La justicia es entonces el no violentar los hechos de la realidad, por ello implica un esfuerzo ético y se acompaña de múltiples aprendizajes.

Podemos citar como paradojas de la justicia:
¿es posible otorgar justicia con violencia?
¿es posible ejercer violencia con justicia?
¿se necesita violencia para resarcir la injusticia?
¿los seres humanos podemos ser justos?
¿los seres humanos podemos erradicar la violencia de nuestras vidas?


Y tú ... ¿crees en la justicia?




2 comentarios:

Tavo dijo...

Qué buen post!

Justicia podría ser la pena de muerte a un violador............pero eso nos vuelve tan violentos como él.

Justicia podría ser la muerte de Osama a manos de Obama, pero qué tanta diferencia hay si los americanos entraron con helicópteros y mataron a quien se cruzó en su camino.

Justicia podría ser que un Juez ordene a un padre pasar una pensión de alimentos alta y verlo tan solo los fines de semana.

En cualquier caso, si tenemos suerte la justicia solo nos deja la resignación de vivir a merced de algún agente externo que decida sobre nuestro fin................si no la tenemos, justicia podría ser nuestro final a manos de quien la reclama con el único fin de exterminarnos.


Te invito a ver mi blog, www.ciudadmarimba.blogspot.com

Mariana dijo...

Muchas gracias por tu comentario, coincido contigo sobre la parcialidad con que, en nombre de la justicia, se dispone de nuestra vida. Un saludo.