viernes, 11 de mayo de 2012

ser madre

Entre festejos y festejos... cambia la cultura... los roles de género... las libertades sexuales y se garantiza el derecho de elegir sobre nuestro cuerpo. Ser mujer es mucho más que ser madre y ser madre no es un anhelo para toda mujer.

Adoptas tus propios hijos y de tus amores nacen obras. Gozas tus embarazos y descubres el milagro de la vida al parir. En pareja, soltera... sexualmente o artificialmente. Heterosexual o no... la maternidad va más allá de sus límites y ahora implica mucho más que el cuidado o la crianza con fines de domesticación.

Hacer una vida, sabemos hoy, es lo más complejo que la naturaleza lleva a buen término y lo más difícil que un ser humano puede lograr. 

Ninguna meta puede compararse con acompañar de la mano el crecimiento de la mente sin juicio hacia la razón con conciencia de quien ya no necesita de tu mano. En el camino... la ternura... la dicha, el abrazo, la impaciencia, el enojo, la paciencia, la enseñanza, el cansancio, el juego, la disciplina, los caprichos, las angustias, el límite y todo el sollozo del milagro infinito que te regala ver nacer y descubrir al bebé que se esfuma de tu memoria cantando frente a ti, incluso con arrogancia pero siempre acurrucándose en tu regazo en busca de un poco de paz. 

Hay más de una manera de ser madre... pero ser madre es lo único que no puede defraudarnos. Pues nos regala la justicia de la verdad y los misterios de la hermandad.



Y tú ... ¿eres madre?


Un abrazo mis amantes tortugas...




2 comentarios:

Guadalupe Romo dijo...

gracias por el abrazo, y un abrazo para tí también mamá tortuga

... dijo...

gracias :)