martes, 27 de enero de 2009

una forma de mirar

La fascinación, el entusiasmo, el miedo, el estar alerta... el perderse de alegría en la sorpresa... enamorarte entero... son formas de mirar lo que sentimos ante acontecimientos que escapan a nuestra voluntad y nos estremecen.

La vida toda nos impone un cierto modo de ver quiénes somos, qué queremos... por herencia y por elección. En el juego libre del destino que nos atrapa dentro de nuestros ojos, a veces, olvidamos que cada vista es un azar único (irrepetible y complejo). Por ello, parte de amar es aprender a mirar a través de los ojos de un otro que antes de toparse con tu mirada sólo conocía cierto modo de ser.

Y cuando dos miradas se descubren... hasta incluso brillar al unísono... se miran enamoradas. Son, por ese instante, una sola mirada, un solo tiempo y se funden como si pudieran ver al mismo compás.


Y tú ¿quieres mirar?

Hasta mañana ojos mágicos de tortuga...


1 comentario:

Libélula dijo...

Miradas...

no en balde dicen en India que el alma se aloja entre los ojos, ventanas, al mirarnos nos hablamos de alma a alma. Sólo el alma sabe lo que es verdadero, solo el alma sabe ser UNO.

bendiciones tortuga!

Libélula

P.d he cambiado de Templo, ahora me encuentro en la Habitación del espejo.
http://cartasfrenteaunespejo.blogspot.com