lunes, 19 de noviembre de 2007

Apolo y su alucinación

Una percepción sin estímulo real... un invento de nuestros sentidos que recrea para nosotros la ilusión vívida de un recuerdo, una imagen... una voz... la alucinación de un cerebro que con aleatoriedad aparente responde sin recibir llamado alguno.

Apolo siente vivir en medio de alucinaciones, la angustia lo acompaña por cortos instantes. Al recuperar su ser se pregunta ¿es acaso un signo de locura? Sin respuesta cierta, y con cierto espíritu de precaución y prevención, decide acallar esa percepción extrasensible que con facilidad su aparato sensorio hace consciente. Quizá es la evocación de alguien lejano, una canción en la radio, la experiencia de sí mismo a través de los años. Probablemente, empatía con su entorno. Sin excluir tampoco las mágicas puertas del inconsciente. En todo caso, él procura escapar a estos signos de ficción que ponen en duda su cordura.

Sin embargo, nada desprende de sí el eco de poder escuchar más allá de lo aparente, recibir el aviso de lo aún por llegar, sentir la agonía de quien a lo lejos siente con él. Y nada lo libera de intuir la dicha y la paz, ser escucha sin palabras y reconfortar en el silencio. Es junto con la precaria alucinación que ante sus ojos se revelan misterios y verdades. Es gracias a esa voz que tanto rehuye que puede hermanar los corazones al pasar.

Y tú ¿quieres saber de tus alucinaciones?

PAY Y MAGIA, LUZ Y SABER... son HAZAÑA Y ARAÑA....
mlojiux@yahoo.com

1 comentario:

Anónimo dijo...

Just want to say what a great blog you got here!
I've been around for quite a lot of time, but finally decided to show my appreciation of your work!

Thumbs up, and keep it going!

Cheers
Christian, iwspo.net